Páginas vistas en total

domingo, 14 de octubre de 2018

Ciclón Leslie: viva la meteorología

El huracán de categoría 1 Leslie, del que nos vienen informando desde que se formó en el centro del Atlántico, y que se ha ido aproximando hacia Europa poco a poco hasta impactar con la Península Ibérica convertido en un ciclón extratropical, pone de manifiesto la grandeza de la meteorología y la dificultad para predecir ciertos acontecimientos.

He seguido diversos foros de aficionados muy avanzados, que a su vez se basaban en pronósticos de entidades de tanto prestigio como el Centro Nacional de Huracanes, o modelos predictivos, y ha sido apasionante la incertidumbre de la evolución de este fenómeno histórico.

Han sido múltiples las trayectorias previstas para esta depresión y múltiples los bandazos que se han dado con la dirección que debería seguir. Incluso a menos 24 h de su impacto sobre la Península, aún no se sabía con certeza dónde impactaría. Y de hecho, ya casi se afirmaba con seguridad que lo haría en los alrededores del Cabo San Vicente, en torno a la localidad de Faro, aunque algunos modelos hablaban de las costas onubenses y el golfo de Cádiz.

Yo, por más que veía las imágenes de su movimiento, no me parecía que fuera a impactar tan al sur, pero ante esa casi certeza de que así iba a ser, ya me imaginaba los destrozos que podía causar en las costas de Huelva y Cádiz, que apenas se han repuesto de los destrozos del invierno pasado.

Imaginaba la playas nuevamente destrozadas, sin arena, chalés muy dañados, que vimos el pasado mes de Marzo.

Pero nada más lejos de la realidad. La depresión, que ya digo que a mí daba la impresión que giraba más de la cuenta para subir rápidamente hacia el norte, impactó mucho más lejos de lo esperado, y lo hizo al norte de Lisboa, cerca de la localidad de Figueira da Foz, con vientos de casi 180 km/h y destrozos muy importantes.

Han sido los portugueses los perjudicados en esta ocasión, y nosotros nos hemos librado en el último suspiro, lo que me alegra enormemente, ya que la Costa de la Luz aún no se ha recuperado de los daños del invierno, y se ha notado sensiblemente en la ocupación turística este verano.

Con esto quiero resaltar la gran incertidumbre que hay con los fenómenos meteorológicos, hasta el extremo de errar considerablemente a menos de 24 h.

Ahora la tormenta se mueve de oeste a este, por zonas de Castilla León y ya ha llegado al cuadrante noreste, donde deja importantes precipitaciones y rachas de viento.

Maravillosa meteorología.