Páginas vistas en total

domingo, 14 de octubre de 2018

Ciclón Leslie: viva la meteorología

El huracán de categoría 1 Leslie, del que nos vienen informando desde que se formó en el centro del Atlántico, y que se ha ido aproximando hacia Europa poco a poco hasta impactar con la Península Ibérica convertido en un ciclón extratropical, pone de manifiesto la grandeza de la meteorología y la dificultad para predecir ciertos acontecimientos.

He seguido diversos foros de aficionados muy avanzados, que a su vez se basaban en pronósticos de entidades de tanto prestigio como el Centro Nacional de Huracanes, o modelos predictivos, y ha sido apasionante la incertidumbre de la evolución de este fenómeno histórico.

Han sido múltiples las trayectorias previstas para esta depresión y múltiples los bandazos que se han dado con la dirección que debería seguir. Incluso a menos 24 h de su impacto sobre la Península, aún no se sabía con certeza dónde impactaría. Y de hecho, ya casi se afirmaba con seguridad que lo haría en los alrededores del Cabo San Vicente, en torno a la localidad de Faro, aunque algunos modelos hablaban de las costas onubenses y el golfo de Cádiz.

Yo, por más que veía las imágenes de su movimiento, no me parecía que fuera a impactar tan al sur, pero ante esa casi certeza de que así iba a ser, ya me imaginaba los destrozos que podía causar en las costas de Huelva y Cádiz, que apenas se han repuesto de los destrozos del invierno pasado.

Imaginaba la playas nuevamente destrozadas, sin arena, chalés muy dañados, que vimos el pasado mes de Marzo.

Pero nada más lejos de la realidad. La depresión, que ya digo que a mí daba la impresión que giraba más de la cuenta para subir rápidamente hacia el norte, impactó mucho más lejos de lo esperado, y lo hizo al norte de Lisboa, cerca de la localidad de Figueira da Foz, con vientos de casi 180 km/h y destrozos muy importantes.

Han sido los portugueses los perjudicados en esta ocasión, y nosotros nos hemos librado en el último suspiro, lo que me alegra enormemente, ya que la Costa de la Luz aún no se ha recuperado de los daños del invierno, y se ha notado sensiblemente en la ocupación turística este verano.

Con esto quiero resaltar la gran incertidumbre que hay con los fenómenos meteorológicos, hasta el extremo de errar considerablemente a menos de 24 h.

Ahora la tormenta se mueve de oeste a este, por zonas de Castilla León y ya ha llegado al cuadrante noreste, donde deja importantes precipitaciones y rachas de viento.

Maravillosa meteorología.


viernes, 28 de septiembre de 2018

El Ibérico sur comienza a enfriarse

Tras el verano más húmedo que hemos conocido, con 200 litros recogidos en el trimestre Junio-Agosto, las altas humedades no han propiciado las heladas. En ninguna de las estaciones que suben datos en directo se registró ninguna, y solo La Nava, tras recoger sus datos, ha registrado alguna helada en estos 3 meses, en concreto 8. Y eso que Julio fue muy seco, con apenas 10 mm recogidos en todo el mes, pero Junio (90 mm) y sobre todo Agosto (100 mm), fueron sencillamente espectaculares.

Esto ha hecho que el Ibérico sur haya estado verde como en plena primavera durante todo el verano, ha habido nieblas matinales muchos días, y las heladas se han resistido incluso en septiembre. Es cierto que Julio y Agosto son meses donde ya es difícil ver una helada, el cambio climático marca su paso y lo que antes era habitual, sobre todo a finales de agosto, hoy es raro de ver. Pero septiembre siempre deja alguna helada, y este año parece que excepto en La Nava, no veremos tampoco ninguna helada.

De todas formas, la disminución de horas solares ya se hace notar, y se va enfriando poco a poco la zona. Y buena prueba de ello ha sido esta misma mañana, donde a pesar de las altas humedades, ya se han producido heladas débiles en algunas estaciones como Cespedosa (-2,2ºC), o Alcalá de la Selva (-0,6ºC), y cerca se ha quedado Collado Verde (1,9ºC), que pronto comenzará a marcar guarismos negativos.

jueves, 2 de agosto de 2018

Primera noche realmente dura

Se nos echó encima la masa de aire africano, esa que nos había respetado durante todo el mes de Julio debido a un golpe de suerte que prolongó una situación de bloqueo mucho más de lo habitual, y que sumió a los centroeuropeos en la canícula y el padecimiento, mientras que nosotros nos fuimos de rositas.

Desgraciadamente la situación tenía que terminar, y ha sido justo con el cambio de mes cuando ha ocurrido lo que todos no queríamos que ocurriera, salvo algunos tarados que querían más calor.

Pues si querían calor, ya lo tienen, y ayer fue la primera prueba de ello. Ya se superaron ampliamente los 40 en los polos del calor, con Montoro con 44,7ºC (a este ritmo se puede plantar cerca de los 50 el fin de semana), y los 43ºC en Córdoba.

Pero como ya hemos dicho en muchas ocasiones eso no es lo peor. Si habíamos disfrutado de noches fresquitas, incluso teniendo que echar mano de la sabanita en algún momento, los vientos han cambiado (nunca mejor dicho) y los ponientes se han transformado en levantes y sureños, que nos aportan todo el calor sahariano.

Esta noche ya hemos vuelto a padecer algo que casi se nos había olvidado, pero que hemos vuelto a recordar con la mayor de las amarguras. Noche toledana, con mínimas en muchos sitios que no bajaron de los 25 (eso a la salida del sol) y que se mantuvieron muchas horas por encima de la barrera fatídica de los 30. 

Difícil conciliar el sueño para todo aquel que no disponga de aire acondicionado, que son muchos. Las más calurosas, como casi siempre, en Jaen capital, que apenas bajó de los 30, y es que ya sabemos que su situación, carente de inversiones térmicas y sobre un cerro que se caldea de lo lindo de día, la hace convertirse en un horno nocturno. Otras mínimas destacadas se dieron en zonas de Cádiz, con levante moderado pero ardiente. Córdoba capital no fue de las peores a pesar de que no bajó de los 25, y en Rute no bajamos de los 27, aunque al menos se movió mucho el aire, con rachas por encima de los 40 km/h. Tuvimos ventilador gratis.

Con estas mínimas, las máximas de hoy deben ser aún mayores, e irán creciendo en teoría hasta el fin de semana, donde pueden ser de auténtico escándalo. Hay modelos que dan máximas para zonas del sur de Portugal de 50ºC, una auténtica locura. Pero lo que sí parece bastante probable es que se batan registros máximos históricos por esa zona, inclusive en zonas de Extremadura.

Parece que por allí es por donde se alcanzarán los top en máximas, aunque estaremos atentos a la Vega del Guadalquivir donde podremos rozar los 45.

Las noches seguirán en la misma tónica y desgraciadamente al menos no parece que se atisben cambios hasta mediados de la semana próxima, donde podría suavizarse la cosa.

Por el Ibérico, juegan en otra liga y ha habido estaciones que han marcado mínimas de 6ºC, como La Veredilla o Collado Verde zafrillenses, realmente espectacular. Envidia cochina.

Era evidente que esta situación de bonanza que habíamos vivido en Julio se tenía que terminar, pero el salto ha sido demasiado grande, no ha habido pasos intermedios y nos ha pillado un poco a contrapié.  Y es que Julio se ha convertido en algunos sitios en el más suave de los últimos 30 años, como en Badajoz, donde no se pasó de los 37, algo inédito para muchos.

martes, 31 de julio de 2018

Fin a un Julio histórico. Agosto comienza fuerte.

Damos por finalizado un mes de Julio inolvidable en cuanto a máximas se refiere, benévolo donde los haya, que se nos ha pasado sin darnos cuenta. Máximas que no han llegado a rebasar los 40ºC, algo que no se veía desde hacía muchos años, y con mínimas fresquitas, que han permitido dormir sin problema, y que siempre es lo que peor llevamos.

Comparando con el mes pasado, donde se llegó al top nacional con 46,9ºC, y se sobrepasaron los 40ºC en 10 días, este año ha sido muy diferente. La media de las máximas de 2017 se situó en 37,3ºC, por 33,8ºC este año, una diferencia de casi 4 grados, realmente abismal.

Pero esto tenía que acabar algún día. Y parece que el comienzo de agosto va a ser muy diferente, y se nos viene encima la primer ola de calor veraniega. Solo nos queda esperar que los pronósticos vuelvan a errar como en anteriores ocasiones, pero si no lo hacen, ya mañana, primer día del mes, nos situaremos por encima de la barrera de los 40ºC en los polos del calor, y no bajaremos de esa cifra al menos durante la primera semana.

Los peores pronósticos llevan esta ola hasta el día 10 de Agosto, con registros entre 43-44ºC los peores días. Pero lo más chungo es que parece que se acaban las noches fresquitas, se nos viene encima el calor africano, la calmachicha que originan los vientos de levante y parece que será difícil bajar de los 25ºC en el mejor momento de la noche, lo que supone estar por encima de los 30ºC durante la mayor parte de las horas nocturnas.

Vamos a ver qué grado de acierto tienen los pronósticos, y esperemos que tengan un acierto similar a las anteriores olas de calor que se han pronosticado, o sea, cero. En caso contrario, pues la sobrellevaremos lo mejor que podamos, teniendo la satisfacción que ya nos hemos quitado de encima el mes de Julio sin padecimientos.

viernes, 13 de julio de 2018

A mediados de Julio y sin superar los 30

Avanza poco a poco este extraño verano de 2018, que ya se ha convertido en el más fresco de los últimos 5 años, y nos hemos merendado casi la mitad de julio sin apenas enterarnos de lo que es calor.

Han sido un par de días los que hemos coqueteado con los 40, que para nosotros son de lo más normal, y hemos vuelto de nuevo a máximas que difícilmente superan los 30, algo mucho más propio de finales de Mayo.

Hoy han sido 30 los que hemos tenido en Córdoba, y las noches son agradables a más no poder, con mínimas que rondan los 19-20ºC. Hacía muchos años que no dormíamos tan bien. Mañana repuntarán un par de grados las máximas, para volver a bajar el domingo.

Pero la semana que viene tampoco tendremos máximas excesivamente altas, y nos moveremos alrededor de los 35ºC al menos hasta el viernes. Y nos habremos metido en la última semana de Julio.

El "culpable" de esto es el aire frío en altura, que continúa en capas altas de la atmósfera y hace que las máximas se mantengan muy contenidas.

Por zonas del este peninsular sí está haciendo algo más de calor, y en la zona del Ibérico sur las máximas apenas son unas décimas más bajas que por Andalucía. Hoy por ejemplo en Uña se registró 30,4ºC y Valdollano 30,3ºC, por 30,6ºC de Córdoba, o 28,9ºC en Villaviciosa, realmente significativo.

Las tormentas siguen descargando por aquella zona, pero muy localizadas y cuando lo hacen  cae agua de lo lindo, acumulándose bastantes litros en pocos minutos. Hoy cayeron por la zona de Beteta.

Se seguirán desarrollando nubes de evolución en las sierras durante la tarde, y habrá posibilidad de que caiga algo por zonas de Zafrilla. Si no cae algo en los próximos días el verdor que aún lo inunda todo, pasará a tonos ocres y amarillento en poco más de una semana.

jueves, 5 de julio de 2018

Calor sí, pero menos.

Lo bueno de las predicciones a medio plazo es que afortunadamente erran con una frecuencia no despreciable, y en esta ocasión ha vuelto a suceder.

Lo imprevisible del tiempo hace que predicciones a más de 48 h sean probables, a 72 h posibles y a 96 h casi pura magia. Hace unos días, basándonos en predicciones de modelos, los meteorólogos predecían una fuerte entrada de aire sahariano, similar a las sufridas en veranos pasados, que haría subir las temperaturas muy por encima de los 40ºC, pudiendo incluso romper la barrera de los 45ºC en Córdoba.

Pues 48 h después donde dije digo, digo Diego, y aunque es evidente que las temperaturas van a subir progresivamente y que va a hacer calor, las previsiones distan mucho de lo que se decía.

Ya hoy han subido las máximas, y se han situado en torno a los 34ºC, una temperatura más que aceptable para primeros de julio. Las máximas seguirán subiendo entre hoy y el domingo, y a comienzos de la semana seguirán altas, rondando los 40-41ºC, para bajar nuevamente a mediados de semana, y volver a subir a los 40-41ºC el fin de semana próximo.

Nada excepcional, y lo mejor es que las mínimas, que para nosotros es siempre lo más importante, no van a situarse en cifras demasiado altas, y rondarán los 20ºC, un lujo que nos permitirá dormir sin problemas.

Goyo y yo ya preparamos una visita a Zafrilla este fin de semana, con un montón de actividades a acometer, tantas que no sabemos si podremos realizarlas todas. Llevamos bastantes días con la estación del Collado Verde bloqueada, y no sabemos cuál es el problema, desde que Goyo instaló la nueva webcam no ha levantado cabeza. Habrá que ver si es posible ponerla de nuevo en funcionamiento.


Y seguimos con la estación del Rincón y su famoso enlace, que no hay forma de que quede estable. La última vez fueron Jesús y Angel junto con Jose y Goyo, en medio de una gran nevada en Abril, y a pesar del tremendo esfuerzo no lograron dejarla funcionando de forma estable. Volveremos a subir hasta lo alto, y trataremos de dejar el problema solucinado. La estación manda diariamente un par de fotos realmente bonitas.

Por último trataremos de recoger datos de alguno de los sensores que tenemos desperdigados por ahí, y dejaremos alguno nuevo en algún sitio que merezca la pena. Me gustaría hacer una visita a La Laguna del Marquesado y ver las posibilidades de instalar una estación en el pueblo, y de paso dejar un sensor en la zona más fría del valle.

No sé si dará tiempo a tanto, pero se intentará. Llevaré a cuestas mi dron y trataré de subir algunos vídeos.

El tiempo nos va a acompañar, con máximas en torno a los 25ºC y mínimas sobre los 6ºC. Solo cabe la posibilidad de alguna tormenta ocasional de evolución por las tardes, debido al calor importante.

Va a ser espectacular ver aún el río Zafrilla correr, algo inverosímil en estas fechas y que yo en 20 años nunca había presenciado. Y el verdor de los campos, que ya en las fotos es espectacular, pero que verlo in situ debe ser inolvidable.

miércoles, 4 de julio de 2018

Agotando la tregua:ola de calor la semana próxima

Seguimos disfrutando de unos días completamente inadecuados para estas fechas, y aunque van subiendo poquito a poquito, décima a décima, los registros cada día, seguimos con máximas que no terminamos de creernos.

Hoy han sido 35 gradetes los registrados en la estación más calurosa de Córdoba y provincia, Ciudad Jardín, que suele ser de las tres estaciones más calurosas de España en verano.

Las noches son tan frescas que no abrimos las ventanas porque de madrugada hasta tenemos fresco, cuando lo normal sería abrir de par en par a eso de la medianoche intentando recibir algún atisbo de frescura.

La situación desgraciadamente está a punto de cambiar, nos queda menos de una semana para que todo este sueño se desvanezca y se nos venga encima la primera ola de calor del verano.

Las máximas van a seguir un proceso lento pero inexorable de subidas, y ya el fin de semana nos hará rondar los 40, para seguir subiendo y si las previsiones no fallan se nos viene encima una gorda.

A mediados de semana que viene nos podemos estar moviendo por encima de los 43ºC, incluso llegando a 45, lo que pondría en serio peligro el récord absoluto del año pasado, fijado en 46,9ºC.

Incluso hay previsiones de tocar nuevamente los 47ºC, muy malas noticias ya que estamos disfrutando de un verano realmente agradable.

Al menos nos podremos ir adaptando en la semana que nos queda, ya que la subida será progresiva.

Veremos o que dura esta bofetada de calor, parece que serán unos 5 días, no hay más remedio que prepararse y tratar de llevarlo o más dignamente posible.