Páginas vistas en total

jueves, 2 de agosto de 2018

Primera noche realmente dura

Se nos echó encima la masa de aire africano, esa que nos había respetado durante todo el mes de Julio debido a un golpe de suerte que prolongó una situación de bloqueo mucho más de lo habitual, y que sumió a los centroeuropeos en la canícula y el padecimiento, mientras que nosotros nos fuimos de rositas.

Desgraciadamente la situación tenía que terminar, y ha sido justo con el cambio de mes cuando ha ocurrido lo que todos no queríamos que ocurriera, salvo algunos tarados que querían más calor.

Pues si querían calor, ya lo tienen, y ayer fue la primera prueba de ello. Ya se superaron ampliamente los 40 en los polos del calor, con Montoro con 44,7ºC (a este ritmo se puede plantar cerca de los 50 el fin de semana), y los 43ºC en Córdoba.

Pero como ya hemos dicho en muchas ocasiones eso no es lo peor. Si habíamos disfrutado de noches fresquitas, incluso teniendo que echar mano de la sabanita en algún momento, los vientos han cambiado (nunca mejor dicho) y los ponientes se han transformado en levantes y sureños, que nos aportan todo el calor sahariano.

Esta noche ya hemos vuelto a padecer algo que casi se nos había olvidado, pero que hemos vuelto a recordar con la mayor de las amarguras. Noche toledana, con mínimas en muchos sitios que no bajaron de los 25 (eso a la salida del sol) y que se mantuvieron muchas horas por encima de la barrera fatídica de los 30. 

Difícil conciliar el sueño para todo aquel que no disponga de aire acondicionado, que son muchos. Las más calurosas, como casi siempre, en Jaen capital, que apenas bajó de los 30, y es que ya sabemos que su situación, carente de inversiones térmicas y sobre un cerro que se caldea de lo lindo de día, la hace convertirse en un horno nocturno. Otras mínimas destacadas se dieron en zonas de Cádiz, con levante moderado pero ardiente. Córdoba capital no fue de las peores a pesar de que no bajó de los 25, y en Rute no bajamos de los 27, aunque al menos se movió mucho el aire, con rachas por encima de los 40 km/h. Tuvimos ventilador gratis.

Con estas mínimas, las máximas de hoy deben ser aún mayores, e irán creciendo en teoría hasta el fin de semana, donde pueden ser de auténtico escándalo. Hay modelos que dan máximas para zonas del sur de Portugal de 50ºC, una auténtica locura. Pero lo que sí parece bastante probable es que se batan registros máximos históricos por esa zona, inclusive en zonas de Extremadura.

Parece que por allí es por donde se alcanzarán los top en máximas, aunque estaremos atentos a la Vega del Guadalquivir donde podremos rozar los 45.

Las noches seguirán en la misma tónica y desgraciadamente al menos no parece que se atisben cambios hasta mediados de la semana próxima, donde podría suavizarse la cosa.

Por el Ibérico, juegan en otra liga y ha habido estaciones que han marcado mínimas de 6ºC, como La Veredilla o Collado Verde zafrillenses, realmente espectacular. Envidia cochina.

Era evidente que esta situación de bonanza que habíamos vivido en Julio se tenía que terminar, pero el salto ha sido demasiado grande, no ha habido pasos intermedios y nos ha pillado un poco a contrapié.  Y es que Julio se ha convertido en algunos sitios en el más suave de los últimos 30 años, como en Badajoz, donde no se pasó de los 37, algo inédito para muchos.